La lengua sale a escena

Copertina

Todos los profesores conocen el papel educativo del teatro, que involucra a los estudiantes en todos los sentidos: tanto la mente como el cuerpo. Gracias a este juego, la expresión física se convierte en un punto fundamental del aprendizaje de la lengua y también del saper vivere.  El teatro es un excepcional instrumento de socialización para los alumnos. Por lo tanto, usamos el teatro para adquirir conocimientos disciplinares y desarrollar la concentración y la autonomía necesarios para cualquier tarea escolar. ¡Veamos cómo!

Objetivos

Saber :

  • utilizar el vocabulario de la familia, 
  • utilizar el vocabulario del carácter, 
  • comprender un texto oral y escrito, 
  • interactuar con un compañero para representar una historia, 
  • crear títeres.

Nivel lingüístico: A1 del MCER

Duración: 2 sesiones de 2 horas cada una y clases añadidas

Material necesario:
Para los títeres: cartón, hilo, guantes, calcetines, lana, telas, pelotas de tenis…

 

Pasos

Primera sesión (2 horas)
Para empezar, el profesor motivará a los alumnos llamando su atención con unas imágenes (adjunto 1).
Les describirá cuál es el objetivo educativo de esta actividad: poner en escena el cuento del espectáculo de fin de curso. Es una tarea que comprende el conocimiento, la experiencia y el comportamiento. Luego, invitará a los alumnos a sentarse alrededor de él/ella en el rincón de la lectura (creado para ello) y les contará el cuento de Cenicieta. Para hacerlo, puede utilizar cualquier libro, usando un lenguaje adecuado al nivel de los alumnos (adjunto 2). Les narrará o leerá el cuento y, para ayudarles en la comprensión del vocabulario que no conozcan, usará las imágenes y jugará a descubrir de qué se trata (adjunto 3).
Cuando termine la historia, el profesor pedirá a los alumnos que trabajen en grupos y rellenen una ficha de comprensión del argumento. Para ayudarles, podría escribir en la pizarra algunos adjetivos relacionados con el personaje (adjunto 4). El ejercicio de comprensión se relizará en una puesta en común de la clase, por lo que cada grupo nombrará un responsable que lea las respuestas de su ficha.

Segunda sesión (2 horas)
Ahora, el profesor pide a los estudiantes que reflexionen juntos sobre lo que se puede hacer para preparar el espectáculo teatral de fin de curso. Mientras los alumnos se reparten las diferentes tareas y papeles, el profesor los va escribiendo en la pizarra (adjunto 5).

 

Clases añadidas
Se necesitan varios ensayos para perfeccionar la pronunciación y la dicción. La puesta en escena de este cuento permite participar a la clase entera porque incluye la presencia del coro en algunas escenas. Para promover la inclusión de estudiantes con dificultades de aprendizaje, se puede usar también la mímica. Estos estudiantes o los que sean muy tímidos pueden usar gestor para simular las tareas domésticas que Cenicienta tiene que hacer (adjunto 6).
La realización de las máscaras para el baile estará en manos de cada uno de los alumnos, porque todos participan en el baile del príncipe. Para el espectáculo de fin de curso, sería preferible que participaran también los demás profesores de la clase.
El profesor de la asignatura de Plástica les ayudará a diseñar el escenario y también la carroza. Si no se quieren realizar trajes, se usarán solo pelucas con las que el público pueda reconocer a los personajes. En cuanto a la música y el baile, los alumnos pueden elegir y tocar cualquier pieza (incluida música moderna).
Los alumnos trabajarán juntos para escribir el guion. El profesor puede proponer a los alumnos que inventen un final diferente al del cuento original, o una moraleja distinta que el narrador presentará al final del espectáculo.
Para incluir a más alumnos en el espectáculo, se pueden inventar nuevos personajes: por ejemplo, un hada moderna del siglo XXI que se lleva a Cenicienta de vuelta a casa en un descapotable.

El teatro de títeres y marionetas
Esta es otra idea para representar teatralmente el cuento.
El profesor hace fotocopias aumentadas de los dibujos de los personajes. Los alumnos los recortan y los pegan en cartón o en tablas de contrachapado. Las marionetas deberán tener hilos o palitos que se usarán para moverlas (adjunto 7).
Pero si crear marionetas es demasiado difícil, también se pueden crear títeres de guante (adjunto 8).
Para el escenario, se usarán tiras de tela negra de alturas y anchuras diferentes, movidas por los alumnos que representan el coro. No deberá haber demasiada luz porque, como sabemos, para el teatro de títeres la oscuridad es fundamental. Con esta actividad los estudiantes se lo pasarán en grande convirtiéndose en narradores y jugando con el uso de la voz.

Adjuntos

Soluciones

Scritto da Anna Maria Crimi

Categorie :

Tag

Archivio